La oscura realidad detrás de la vacunación contra el COVID-19 en México.

El presidente Andrés Manuel López Obrador y el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, no han dejado de mentir en torno a la estrategia de vacunación contra el COVID-19 en México, al asegurar que la primera fase de inmunización a los adultos mayores está enfocada a los municipios más pobres, apartados y vulnerables al coronavirus.

Así lo considera el periodista Raymundo Riva Palacio, al destacar en su columna que publica en El Financiero, las palabras de López-Gatell de este martes en Palacio Nacional, quien aseguró que la estrategia para aplicar la vacuna se había hecho con base en información “técnica” sobre cuál población era la más vulnerable, todo con la intención de neutralizar las críticas de que se debería haber iniciado con la población económicamente activa o en las zonas con mayor densidad de población, donde es más rápido y extenso el contagio por la intensa movilidad. Sin embargo -resaltó el periodista- la estrategia lleva tintes electorales.

El gobierno dio a conocer que comenzaría la vacunación de adultos mayores en 333 municipios pobres, marginados y apartados, que incluyen tres alcaldías en la Ciudad de México: Magdalena Contreras, Cuajimalpa y Milpa Alta. Según el argumento, son localidades que llevan arrastrando años de desigualdad.

Por lo que Riva Palacio destacó que, de acuerdo con el Índice de Vulnerabilidad elaborado por la UNAM, 607 municipios no pueden enfrentar la pandemia por cuestiones de marginación por arriba de la media nacional, con un porcentaje de población hablante de lengua indígena superior al promedio nacional, y escasez de infraestructura, considerados como los de mayor grado de fragilidad. Sin embargo, de acuerdo con una investigación periodística, sólo 9.2% de ellos fue seleccionado en la primera ola de vacunación.

No obstante, hay municipios vulnerables que no fueron elegidos para vacunar a su población en esta primera etapa. Entre estas omisiones se encuentra Coxquihui, municipio ubicado en Veracruz, y que de acuerdo con el estudio de la UNAM, es el más vulnerable del país, con 4.21 puntos (el límite tolerable es de 3.34 puntos).

En la Ciudad de México, las alcaldías de Cuajimalpa, Magdalena Contreras y Milpa Alta, tienen un promedio de 2.9 puntos en el Índice de Vulnerabilidad, que, aunque es alto, no rebasa la fragilidad que tiene Xochimilco, que tiene 3.09 puntos en el nivel de fragilidad más alto en la capital federal, destacó el periodista.

Riva Palacio destacó el hecho de que no hubo explicación sobre porqué se dejó de lado Xochimilco, aunque si se cruza la variable electoral. Con datos de 2018, se puede observar que Morena arrasó en esa alcaldía (Xochimilco), mientras que Cuajimalpa es del PRI, en Magdalena Contreras una alianza opositora derrotaría al partido en el poder, y en Milpa Alta, sufrió Morena para derrotar a Movimiento Ciudadano. Coxquihui, el municipio veracruzano, está gobernado por el PAN, destacó.

“La variable electoral no puede quedar al margen del análisis del arranque de la vacunación en adultos mayores, porque la estrategia se sustenta en la maquinaria electoral que maneja Gabriel García Hernández, coordinador nacional de delegados, desde una oficina contigua a la de López Obrador en Palacio Nacional. De ahí la utilización de los promotores de voto y distribuidores de los programas sociales, llamados Servidores de la Nación, que son quienes aplican mayoritariamente las vacunas, soslayando toda la estructura de salud de los estados. Parte de esta forma politizada en la vacunación explica el porqué, en este inicio de vacunación de adultos mayores, los criterios preestablecidos para la vacunación se hayan ignorado y que se estén aplicando vacunas no en los municipios, sino únicamente en las cabeceras y en algunas comunidades en específico”, destacó.

“El mensaje de optimismo siempre ha tenido el tufo de propaganda (…) y López-Gatell, en la misma lógica, anticipó, jugando con los números, que el escenario catastrófico inimaginable sería de un máximo de 115,000 fallecimientos adicionales a los que se reconoce ahora”, señaló.

El periodista enfatizó que se rebasaron los 2 millones de contagios por COVID-19, sin cumplir aún el primer año de la pandemia del coronavirus en México.

“Hay más de 175 mil muertes oficialmente reconocidas, pero de acuerdo con el INEGI, el exceso de mortalidad fue de 326 mil 609, de las cuales 132 mil están directamente asociadas con el Covid-19; es decir, la cifra extraoficial de decesos por la maldita enfermedad es de 307 mil. Estos números, sin embargo, con mayor o menor celeridad, siguen subiendo”, resaltó.

Riva Palacio finaliza su columna de la siguiente manera: “Cada vez más el discurso presidencial y de su instrumento de propaganda sanitaria se vuelve más difícil de sostener, porque la realidad los alcanzó. No se requiere tener información confidencial o sacarla por debajo de las rocas. La aritmética ayuda y el análisis comparativo refuerza la manera en que se han ido desnudando las inconsistencias entre el discurso oficial y el plan de vacunación que, en un solo mes, se modificó cuatro veces para inocular a los promotores electorales. Hoy, la esperanza de vida hace que muchos olviden los detalles y acudan por su vacuna. La última omisión que se problematizará cuando se vayan acabando las letras del abecedario en los municipios marginados, es que las dosis adquiridas tampoco les alcanzarán. Las mentiras aquí si son inagotables”, concluyó.

Información. Infobae.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s